Gastronomía

Goza Redován de una variada y rica cocina autóctona fruto  de sus orígenes como pueblo labrador, pero al mismo tiempo abierto a otros culturas, por ser tierra de asentamientos de diversos pueblos.

 Cualquier día del año es bueno para degustar en bares o restaurantes los platos típicos o las selectas tapas que se sirven, pero son especialmente significativos los festivos en los que no faltan el arroz con conejo y serranas, el arroz con costra, el cocido con pelotas, los callos de ternera caseros, tortilla de alcachofas,etc…

 Hablar de la cocina tradicional del municipio  es hablar de la cocina familiar y de la genuina dieta mediterránea que están íntimamente relacionadas con los ciclos estacionales y festivos, así como las materias primas básicas de la tierra.  Aparte del arroz con conejo y serranas de nuestra sierra y el cocido con pelotas, los platos más tradicionales y comunes son los guisos y arroces elaborados con verduras y hortalizas del tiempo, acompañadas o cocinadas con las carnes más comunes en esta zona, todo tipo de verduras y embutidos . Así se guisan en Redován arroz con verduras, arroz de vigilia, arroz caldoso con carne, lentejas, asados con diferentes carnes, señalando también que la cocina de verano suele ser más ligera, aunque una buena ensalada no falta en ninguna estación del año. Los postres y dulces son también muy variados: en Todos los Santos es típico el arrope y calabazate y gachas; en Semana Santa, las monas, pasteles de gloria, platos ligeros; y en Navidad, dulces como toñas, mantecados, almendrados. Sin olvidar dulces que se elaboran todo el año como tortadas, almojábanas, bizcochos, rollos de  huevo, pastas de huevo, etc.